2006-12-13

El martes que viene con el Lehendakari a por la Q de plata


Este próximo martes 19 de diciembre tendrá lugar en el Kursaal donostiarra el acto protocolario de entrega del certificado de obtención de la Q. de Plata a aquellas entidades públicas y privadas que hayan obtenido este reconocimiento acreditativo de la calidad de la gestión de sus respectivas organizaciones a tenor del sistema europeo EFQM sobre excelencia en la gestión.

El Ayuntamiento de Getxo, representado por su Alkate, será una de las entidades que recibirá por tanto de manos de nuestro lehendakari, este reconocimiento oficial con la particularidad de que será la primera vez que una administración pública local vasca obtiene este certificado.

El camino para tal reconocimiento no ha sido ni mucho menos fácil ni corto. No estamos ante la verificación de la calidad en la gestión de un determinado servicio o actividad del Ayuntamiento, (que también ha sido obtenida a través del sistema ISO en servicios como el Archivo municipal, las Oficinas de Atención Ciudadana, Tesorería o la propia oficina de turismo) sino ante la superación con éxito de la evaluación realizada por un equipo de seis expertos, ajenos a la organización municipal, designados por Euskalit (Fundación Vasca para el fomento de la calidad) de la gestión municipal en su vertiente más amplia e integral, de tal forma que a través de dicho examen se ha contrastado y puntuado la calidad de la gestión municipal en aspecto tales como el liderazgo, la política y estrategia, las personas de la organización, las alianzas y recursos, los procesos o los resultados en los clientes, en las personas y en la sociedad.

Los 400 puntos exigidos por el referido sistema EFQM para la obtención de la Q. de Plata, no han devenido por tanto fruto de la casualidad ni mucho menos, sino del resultado del trabajo sistemático y tenaz afrontado por la organización municipal, por sus trabajadores/as, desde el año 1999 con el Alkate a la cabeza y con asesoramiento e impulso técnico del responsable de calidad, Enrique Sacanell. Yo por mi parte he tenido la oportunidad de aportar mi granito de arena desde la responsabilidad política que, al frente del Área de Calidad del Ayuntamiento desempeño desde el año 2003, en lo que ha supuesto esta txanpa final hasta la evaluación de este mismo año 2006.

La alegría de todos/as por la obtención de este certificado ha sido por tanto inmensa, no únicamente por lo que supone de reconocimiento al trabajo bien realizado, sino sobre todo porque a través de la misma se visibiliza nítidamente la apuesta de una administración pública vasca, como es el Ayuntamiento de Getxo, por la calidad en la gestión, en consonancia con las iniciativas que en este sentido se vienen desarrollando e impulsando desde el sector privado desde hace tiempo. Porque, aunque los objetivos y filosofía de ambos sectores son evidentemente distintos, las administraciones públicas, al igual que las empresas, deben también apostar y trabajar, si cabe aún más al tratarse de recursos y servicios públicos, por una gestión de calidad que responda adecuadamente a las necesidades de los ciudadanos/as.

Como he señalado anteriormente el Ayuntamiento de Getxo ha sido el primer Ayuntamiento de Euskadi en lograr este reconocimiento. Previamente a nivel estatal lo obtuvieron únicamente dos Ayuntamientos: el de Alcobendas en Madrid y el de Esplugues de Llobregat en Cataluña. Es más, a nivel europeo son pocas las referencias de las que disponemos en este sentido más allá del Ayuntamiento de Liverpool en lo referente a su gestión hacienda, y algún municipio danés más. De ahí por tanto la trascendencia de lo que ha supuesto un auténtico hito para la administración pública local vasca en general y por supuesto para nuestro municipio de Getxo.

Y es que si nuestro Getxo se ha caracterizado tradicionalmente por su calidad de vida, por su urbanismo armónico, por su excelente oferta cultural, por sus magníficos paseos y playas, por el dinamismo de sus vecinos/as plasmado en la iniciativa empresarial, comercial o asociativa en todos sus ámbitos, a todo ello podremos incorporar además y a partir de ahora con orgullo el valor añadido de la excelencia en la gestión.
Aurrera beraz Qetxo!.