2008-03-11

Ariztondo (III) - Síntesis

La igualdad no reside en complementar a los hombres, sino en la posibilidad de sustituirlos. En este sentido, quiero señalar uno de los riesgos –atención a él- del discurso actual, políticamente correcto. Es éste: el espacio al que aspiramos cada una de nosotras, sea cual sea, puede estar ya ocupado y cuando eso sucede, el ocupante –hombre- a quien se le supone coherencia con su discurso políticamente correcto, mira para otro lado.

Lo cual es muy grave en este tiempo en el que necesitamos con urgencia, no sólo la complicidad, sino el compromiso real de los hombres que sienten esta injusticia con nosotras.

Voy a ir terminando. Y lo haré diciendo:
·Que me motiva especialmente el reto de la igualdad de hombres y mujeres.

·Que me duele el egoísmo sutil de los cínicos, capaces de apropiarse del lenguaje de la justicia, de la democracia y de la igualdad y, a la vez, de seguir inmóviles en su vida diaria alentando la desigualdad.

·Que me sonroja menosprecio real -aunque disimulado- de que somos objeto las personas que formamos parte del universo de “una cultura menor”.

·Que creo que “pensando en global y actuando en local” podemos seguir trabajando y superar los obstáculos para que el Circuito Mugagabe, de Teatro Profesional Paritario y Multidisciplinar se consolide y vaya cumpliendo sus objetivos fundacionales. Sin prisa pero sin pausa ya que ésta es una carrera de determinación y constancia.

La paridad es un criterio cultural como dice MUGAGABE. Y es también un principio democrático y una razón de justicia. Por ello, debéis seguir contando con el apoyo personal e institucional de esta diputada foral. Es nuestro derecho y mi obligación.

No hay comentarios: