2008-08-07

En marcha las obras de la Haurreskola de Algorta


A finales del próximo mes de septiembre comenzarán las obras para la instalación de una Escuela Infantil o Haurreskola en el C.P. San Ignacio de Algorta. Tras realizarse algunas pequeñas modificaciones técnicas en el proyecto inicial elaborado por una empresa de arquitectura especializada en este tipo de instalaciones, de cara a garantizar la total seguridad de los menores que acudirán al centro, en breve se adjudicará, a través de concurso público, la realización de las citadas obras. El presupuesto de las mismas asciende a algo más de 500.000€.

Las obras podrían concluir hacia mayo del próximo año con lo que la Haurreskola podría abrir sus puertas en el inicio del curso escolar 2009-2010.

La Haurreskola de San Ignacio atenderá a 84 preescolares de entre 0 y 2 años. Constará, en principio, de 8 aulas, 4 de ellas destinadas a niños y niñas de 0 años (8 menores por aula) y otras 4 para los de 1 año (con 13 por aula).

La gestión de esta escuela infantil correrá a cargo del Consorcio Haurreskolak, entidad a la que el Ayuntamiento de Getxo ha solicitado su incorporación recientemente. Esta incorporación al Consorcio favorecerá la creación en el municipio de un total de 126 plazas previstas en las Haurreskolak, ya que además del que se ubicará en el C.P. San Ignacio se habilitará con posterioridad un segundo centro en Romo.

1 comentario:

Agustin Gomez Calderon dijo...

Me alegra leer esta noticia que hace bastante tiempo muchos vecinos estábamos esperando.

En cualquier caso no me quiero hacer excesivas ilusiones para mi hija recién nacida en vista del enorme retraso que lleva este proyecto en ver la luz. Más bien pienso en mi futuro segundo hijo, a ver si en 2 años vista se puede contar con ello.

De todas formas no me gustaría que sucediese como con el edificio de la Policia Municipal que acumula un considerable retraso, supongo que agotando todas las excusas habidas y por haber. Me viene a la mente la noticia aparecida este Junio en "El Correo" en la que un concejal decía, el muy ingenuo, que acabarían las obras para Julio.
No sé donde vive este compañero suyo pero desde luego que por el susodicho edificio no pasa a menudo porque el mismo día que se publicó, lo que se podía pensar viendo el estado del edificio en obras, es que se había equivocado de año.