2009-02-10

Con el pueblo saharaui

Como podéis apreciar hoy mismo en la fotografías de la prensa escrita y digital, el Lehendakari lleva un anillo oscuro que llama en seguida la atención por estar situado en el dedo corazón de la mano izquierda. Este añillo, que además es de plástico, es un pequeño presente realizado por las mujeres saharauis que una de sus hijas le hizo llegar desde los campamentos de refugiados de Argelia y que lleva en su mano todos los días como recordatorio y expresión del compromiso que los vascos/as tenemos para con la difícil situación que desde hace más de treinta años lleva soportando este pueblo amigo.

Este domingo, en el acto de Santurtzi que compartimos con él y con Iñigo Urkullu, pude fijarme de nuevo en el detalle y por eso esta mañana en la reunión de la Junta de Gobierno que tenemos todos los martes, me ha venido a la cabeza cuando, con el discurrir del orden del día, hemos llegado al acuerdo en virtud del cual desde el Ayuntamiento de Getxo se concede una subvención urgente de 18.000€ para la "V Caravana vasca con el Sahara", una iniciativa gestionada y desarrollada en Getxo por la ONG getxoztarra Getxo Pro Sáhara ATFAL.

Mediante esta subvención, aportamos un impulso importante para el desarrollo de un proyecto vital para los refugiados saharauis, en tanto todos los años reciben desde Euskadi, un aporte de productos básicos de alimentación e higiene aportados por la ciudadanía, que se suma al resto de ayuda internacional con la que malviven todo el año en un desierto como es el argelino, seco y duro como la piedra.

Son ya demasiados los años que lleva soportando el pueblo saharaui en condiciones extremas una situación que solo cabe ser solucionada desde el respeto a sus derechos como pueblo soberano. Lamentablemente no parece que el conflicto tenga visos de ser solucionado a corto plazo. Hasta entonces por tanto toda nuestra solidaridad y apoyo.