2009-03-11

Los ánimos del metro

De la misma forma que periódicamente comparecemos ante los vecinos/as a través de fórmulas como el Auzoz-auzo, (por cierto en breves continuaremos acercándonos a nuevas zonas del municipio), ayer trasladé ante la asamblea del Batzoki de Algorta, el informe o descargo correspondiente a la gestión desarrollada desde el equipo de gobierno municipal en el año 2008. Con una asamblea bien nutrida de asistentes, expliqué la realidad de nuestra gestión y respondí a las preguntas que los mismos me formularon sobre temas diversos que afectaban fundamentalmente al barrio de Algorta.

Como la asamblea tenía un orden del día bastante amplio, mi comparecencia ante la misma se produjo bien avanzada la tarde y finalizó sobre las 22: 15. Tras despedirme de Gotzon en la puerta de la taberna del Batzoki, me dirigí por tanto al metro para volver a casa.

Como suele ser habitual a esas horas de la noche, éramos pocos los usuarios del metro que nos dirigíamos sentido Bilbao, prácticamente una persona por cada binomio de asientos corridos contrapuestos.

Al llegar a la estación de Areeta, me levanté para dirigirme a la puerta y, de repente, de forma sorpresiva, escuché sobre mi espalda como la persona ubicada en los asientos del otro lado, se dirigía a mi persona directamente con un “ánimo, que lo estáis haciendo bien”.

Era un chico joven, creo que rubio de entre 30-35 años, hacia el que apenas pude girarme un par de segundos antes de afrontar la puerta de salida hacia el andén. Los suficientes para observar una sonrisa cómplice en su cara, mientras mantenía en sus manos un libro o una revista, y para percibir y recibir directamente su mensaje de ánimo.

Sorprendido por la apelación, apenas pude improvisar un parco “gracias” por respuesta y un “agur” antes de poner el pié en la estación, y ver como el metro marchaba hacia Lamiako, con lo cual me quedé con las ganas de poder incidir en mi agradecimiento por ese mensaje directo y sincero de apoyo.

No le conocía, ni se quien es, pero si se que su gesto me ha servido esta mañana para abordar con más fuerza y más ilusión si cabe, la apasionante labor de liderar el magnífico equipo del que dispongo y con él, la gestión de uno de los grandes municipios de nuestro país, y no hablo únicamente de población.

Mila esker benetan, gestos como el tuyo me llenan de energía. Espero que nos volvamos a encontrar, en el metro, o en cualquier otra parte.

No hay comentarios: