2009-05-08

La historia de Algorta a través del Casino Algorteño

En esta sociedad de las prisas que nos impide siquiera vivir el presente en plenitud, agobiados siempre por nuestro futuro inmediato, merece muy mucho la pena hacer un alto en el camino, detenerse un instante, para volver pausadamente la vista atrás y conocer y saber de las historias y vicisitudes de nuestro entorno vital más cercano y entrañable, de aquel que ha conformado y conforma el escenario de nuestras vidas.

Es precisamente en el escenario vital de tantas y tantas generaciones de getxoztarras en el que siempre aparece inmutable la presencia emblemática del Casino de Algorta, una institución que forma parte indisoluble del paisaje y de la vida social algorteña desde hace 130 años.

Esta realidad eleva por tanto al Casino a la condición de testigo privilegiado de la evolución y desarrollo de nuestro municipio de Getxo desde la referencia fundacional del primero situada en el año de 1877 hasta nuestros días, desde mediados del XIX en el que se produce la eclosión inicial de nuestro municipio, hasta su configuración y dimensión actual como tercera ciudad de Bizkaia.

La historia pasea por tanto por sus salones, nos habla de los distintos ambientes, épocas y contextos históricos por los que discurrió la vida social de Algorta y lo hace además con nombres y apellidos cercanos y familiares en unos casos, y conocidos y significados en otros.

De todo ello versa esta “ Historia de Algorta a través del Casino Algorteño”, la publicación cuya portada contemplas en este post. Una propuesta desarrollada por Beatriz Celaya, que me fue formulada en el año 2007 por el tristemente fallecido Juan Ramón Celaya el cual, consciente de la necesidad de dejar negro sobre blanco, constancia del itinerario vital de esta institución emblemática de Algorta para conocimiento y disfrute de todos/as, logró contagiarnos su ilusión porque este su sueño se hiciera finalmente realidad, erigiéndose de esta forma en su mejor legado como Presidente del Casino para las generaciones presentes y futuras.

3 comentarios:

Gontzal dijo...

Las tardes que habrá pasado mi aitite en El Casino y las veces que habré subido a buscarle... cuántos pacientes (era médico) le llamaban para localizarle directamente allí...

Anónimo dijo...

Es una pena, que el Casino se este convirtiendo ultimamente en una discoteca nocturna, que no cumple horarios de cierre ni las medidas que se exigen al resto de locales de hosteleria que pagan religiosamente los impuestos.

Anónimo dijo...

Que bien nos lo pasamos en el casino, esta noche todos al cotillón de noche vieja a montar el pollo hasta las 8 de la mañana. No te lo pierdas!!