2009-07-06

Respondiendo a ARI acerca del cumplimiento de las mociones plenarias

Esta es la respuesta que traslado a ARI, el autor de un comentario remitido al post anterior. La cuelgo aquí, directamente porque, según parece, la extensión de mi respuesta sobrepasa la capacidad del blog para recoger comentarios y me impide por tanto colgarlo en el citado post.


Antes de nada agradecerte el tono pausado y constructivo con el que trasladas tus argumentaciones. Podremos o no estar de acuerdo con las mismas, pero en todo caso tus comentarios denotan una voluntad clara de aportación y debate constructivo que, desgraciadamente, no suele ser muy habitual en muchos de los que, escudándose en el anonimato, se limitan a trasladar críticas viscerales y destructivas que se descalifican por si mismas.

Centrándome por tanto en tu comentario, quisiera trasladarte lo siguiente:

1º. Las mociones aprobadas constituyen manifestaciones de voluntad del pleno del ayuntamiento que, en principio, no tienen, en términos generales, carácter vinculante en tanto carecen del respaldo de la tramitación administrativa correspondiente que garantice la viabilidad económica, competencial y jurídica de la propuesta concreta planteada en las mismas.

Dicho de otra manera: cuando el pleno del ayuntamiento aprueba una propuesta incluida en su apartado ejecutivo, es porque previamente se ha tramitado un expediente que garantiza su conformidad al ordenamiento jurídico, así como que detrás de la misma hay un respaldo presupuestario que avala la viabilidad económica de su posterior ejecución.

Las mociones, que son presentadas por los grupos políticos municipales de forma directa ante el pleno sin tramitación de expediente administrativo previo alguno, carecen de esa garantía y por eso no resultan, en principio y con carácter general, directamente ejecutables o de obligado y directo cumplimiento. De lo contrario nos podríamos encontrar con propuestas redactadas en medio folio que tendrían, de ser vinculantes, impactos tremendos en el presupuesto y que además, podrían ir incluso contra el propio ordenamiento jurídico, en tanto nadie supervisa ninguno de estos criterios. El único criterio es el aplicado por el propio grupo político municipal que tiene libertad absoluta para proponer lo que estime conveniente.

Por todo ello el legislador diferencia claramente a la hora de organizar la configuración del orden del día del pleno, entre un primer apartado ejecutivo, y un segundo apartado reservado a las mociones, de carácter declarativo.

2º. No es cierto que no se ejecuten de forma sistemática y por principio, las mociones aprobadas en el pleno. En primer término, porque muchas de ellas, (esta legislatura más que nunca), son respaldadas también por el grupo político municipal del gobierno y por tanto asumidas por el mismo para su impulso y ejecución posterior, y en segundo lugar, porque incluso en muchos casos, aún no siendo apoyadas por nuestro grupo, son ejecutadas posteriormente. Es más, normalmente tendemos más al voto favorable o la abstención que al rechazo de las propuestas.

3º. En todo caso la cuestión de fondo que subyace tras esta situación es la siguiente: ¿se puede gobernar desde la oposición? la legislación local configura y establece una organización en la gestión municipal que define claramente las funciones del gobierno municipal: impulsar la gestión del municipio desde la ejecución del presupuesto, y de la oposición: controlar y fiscalizar la gestión del gobierno.

Pretender hacer lo contrario, esto es, gobernar desde la oposición, supone, a mi modesto entender, una clara vulneración y distorsión de la configuración y organización de la institución municipal establecida en la legislación vigente.

Es más, si la oposición en el pleno se erige en mayoritaria de una manera sistemática y permanente como ha sucedido en Getxo con el PP y el PSE-EE hasta prácticamente unos meses, lo lógico es que ambos partidos se hubiesen puesto de acuerdo para hacerse con la alcaldía el comienzo de legislatura. Lo que no puede ser, porque en definitiva perjudican a la ciudadanía getxoztarra, es que pretendan hacer como el perro del hortelano; ni gobiernar, ni dejar gobernar.


4º. En todo caso, y más allá de la cuestión jurídica, resulta evidente que este alcalde y su equipo de gobierno se deben a sus ciudadanos y para todos ellos gobernamos, pero sin olvidar en ningún momento que tenemos el mandato expreso y directo de las urnas para ejecutar el proyecto que mayor respaldo obtuvo en las elecciones de mayo del 07, esto es, el proyecto presentado por el EAJ-PNV. Podemos acordar, ceder y transaccionar con otros partidos políticos en aras a buscar el mayor consenso posible en la gestión municipal y creo, sinceramente, que lo estamos haciendo con resultados que están a la vista, pero lo que no podemos es desvirtuar por completo el mandato que nuestros vecinos/as nos han trasladado con sus votos. Esto es, no podemos admitir que nos convirtamos en los ejecutores de proyectos ajenos, porque de ser así, estaríamos engañando a nuestros vecinos/as.


De ahí por tanto que no podamos ejecutar aquellas mociones que vayan frontalmente en contra de nuestro modelo de ciudad, de nuestro proyecto político o de nuestro modelo de gestión municipal. De ser así no seríamos el EAJ-PNV, seríamos otra cosa, y es en el EAJ-PNV en quien la ciudadanía getxoztarra ha depositado, una y otra vez, su confianza para liderar el municipio, en su condición de partido ganador en el mismo de las elecciones municipales del 07, de las posteriores generales a las Cortes, de las autonómicas al parlamento vasco y de las últimas al parlamento europeo. En todas ellas el EAJ-PNV resultó la formación más votada y respaldada por los getxoztarras. Esta realidad objetiva es muy importante para nosotros/as.

Estoy de acuerdo en que son muchas las mociones que podrían ser asumidas por este gobierno, aún viniendo de la oposición. Tan es así que, como he dicho antes, no tenemos problema alguno en votar a favor de las mismas.

Ahora bien, gobernar también es fijar prioridades tanto en el ámbito presupuestario como en el propio esfuerzo del gobierno en la gestión. Es muy fácil escribir en medio folio una propuesta que luego tal vez necesite o mucho presupuesto o mucha dedicación en recursos personales para su ejecución, y no olvidemos que cada mes debatimos en el pleno un mínimo de siete u ocho mociones.


5º. No obstante, somos conscientes de la situación aritmética del pleno, y sobre todo de la realidad política plural y diversa de nuestro municipio y por todo ello venimos impulsando desde el comienzo de la legislatura el dialogo y el acuerdo con los partidos de la oposición y con los distintos agentes sociales para buscar consensos amplios que permitan avanzar en la adopción de medidas y acciones que redunden en la mejora de las condiciones de vida de nuestros vecinos/as.

No es casualidad que tengamos unos presupuestos aprobados, que tengamos ordenanzas municipales como las de terrazas, hostelería, transformación de lonjas en viviendas etc. aprobadas por unanimidad o amplias mayorías. Que salgan adelante propuestas estratégicas para el municipio como el hotel de Punta Begoña, el nuevo Getxo Antzokia o el proyecto BiscayTIK en Bake-Eder. Que hayamos aprobado sendas declaraciones institucionales para el reconocimiento de las víctimas del terrorismo o de la guerra civil y el franquismo.

Todos ellos son expresión clara de la voluntad de acuerdo y del liderazgo de este equipo de gobierno, respondido en ocasiones de forma favorable por la oposición y en otras no, en lo que ha sido y continuará siendo un proceso en el que cada partido se ha ido y continuará retratándose una y otra vez ante la ciudadanía getxoztarra, que es la que en definitiva nos juzga con sus votos.


3 comentarios:

ari dijo...

Ayer te escribí unas líneas, pero parece que no han llegado. Te agradecía tu extensa y clarificatoria respuesta y convenía contigo que, en efecto, desde la oposición no se puede gobernar. También reflexionaba sobre la razón de ser y la oportunidad o no de una moción de censura, en el caso de que ese afán de gobernar se concretara en una unidad de acción por parte de los partidos en la oposición.

Imanol Landa dijo...

Para ari: no me ha llegado el texto al que te refieres en tu comentario. Si lo estimas conveniente mándamelo otra vez y lo cuelgo.

Un saludo.

Luisa Alonso dijo...

Señor Alcalde:

Estoy de acuerdo con usted en el punto 4º: pueden y tienen que gobernar de acuerdo a su proyecto político, el más votado de los presentados en las últimas elecciones municipales.

Y más de acuerdo estoy con el punto 5º. Gobiernan para toda la ciudadanía y gestionan el dinero de toda la ciudadanía. De las personas que le votaron, de las que votaron a otros partidos o en blanco y de las que no fueron a votar. Más aún, gobiernan para las personas que no pudieron votar, como la gente joven, que también tiene derecho a que se cuente con ellos.

Su grupo político obtuvo 13.560 votos, si no me equivoco, y lo que decide desde el gobierno municipal nos afecta a los más de 80.000 habitantes de Getxo. Es el sistema democrático y es legítimo. Se puede superar sus deficiencias no solo dialogando y pactando con los partidos de la oposición, sino también habilitando espacios para que la ciudadanía exprese sus puntos de vista, soluciones y críticas.

Mi sugerencia es esa: apoye la participación ciudadana. Las experiencias Auzoz Auzo han mejorado algunos proyectos, según su opinión, pero se quedan cortas, hay que facilitar la participación de las personas que quieren implicarse en los asuntos públicos. Los espacios para las propuestas ciudadanas en la web del Ayuntamiento son reducidos y concretos. ¿Por qué no habilitar un espacio virtual más amplio para la participación ciudadana? Y de paso, ¿por qué no impulsar la incorporación de la ciudadanía de Getxo a la sociedad de la información sin discriminaciones, reduciendo la brecha digital?

Luisa Alonso