2009-08-11

Iñaki Urkiza, agur lagun maitea

Ayer se me fue para siempre un amigo. Aunque todavía hoy, mientras escribo estas líneas no acabe de creérmelo, ni sea capaz de calibrar la verdadera dimensión de esta afirmación. Aunque nos conocíamos desde nuestra época universitaria en Donostia realizando los estudios de Derecho, fue la política municipal la que en el año 2003 nos reunió de nuevo y propició con sus avatares, alegrías y sinsabores que surgiera una amistad que compartiré con Iñaki para siempre, aunque ayer se nos haya ido.

Quienes hemos conocido a Iñaki, sabemos que relacionarse con él siempre resultaba fácil, porque si por algo se caracterizaba Iñaki era por su cercanía y su disposición permanente al encuentro y a la conversación amistosa, bien sea en los despachos, bien en torno a una cerveza. El sentido común, cualidad esta que, aunque parezca mentira, no abunda entre nosotros, era además su herramienta fundamental a la hora de realizar su trabajo. Las actas de los plenos están llenas de intervenciones en las que Iñaki denunciaba con habilidad los prejuicios, tópicos y vicios inherentes a los análisis políticos de turno, para poner en el centro del debate la visión sencilla del vecino/a que no entiende de estrategias políticas sino de soluciones aplicables desde el menos común de los sentidos. No me olvido tampoco de su sentido del humor, dentro y fuera del salón de plenos, en el que arrancaba con frecuencia la sonrisa, cuando no la carcajada, de todos/as nosotros/as con sus comentarios ocurrentes, irónicos e inteligentes, oxigenando de esta forma el ambiente crispado y tenso del debate político.

Desde la amistad y la confianza mutua que nos dispensábamos y desde su compromiso militante con su condición de getxoztarra, esta legislatura Iñaki ha sido además para mi un consejero y asesor cualificado al que recurría en ocasiones ante situaciones difíciles y complicadas, para conocer de sus puntos de vista y de su visión de las cosas. Aunque no siempre coincidíamos, sus opiniones y criterios siempre me fueron útiles a la hora de tomar decisiones y así se lo hice saber. De hecho, queda pendiente para siempre la comida a la que me comprometí, y que recurrentemente me reclamaba con su sorna habitual, por el desarrollo de estas labores “añadidas” a su condición de concejal de Alternatiba.

Después de una primera legislatura durísima desde el gobierno municipal, en la que lo pasó muy mal, en esta segunda desde la oposición, Iñaki pudo por fin dedicar más tiempo y dedicación a lo que más quería; su familia, su mujer y sus hijas, porque Iñaki, por encima de todo, siempre fue, como decía él, "un buen tío", una buena persona, leal y llena de humanidad y un apasionado de la vida. Con esta interrupción abrupta y terrible, la vida no ha sido sin embargo justa con él, ni con todos aquellos/as que le queríamos, a los que nos ha privado de una amistad de la que siempre me sentiré orgulloso.

Agur, lagun maitea. Beti eramango zaitut bihotzean.

--

Actualización: Manu Basanta, amigo y compañero de militancia de Iñaki le rinde un homenaje.

3 comentarios:

MARTA URIARTE BLAZQUEZ dijo...

DESDE LA ASOCIACION DE AFECTADOS SALSIDU- ZUBIETA TUBIMOS LA OPORTUNIDAD DE CONOCER A IÑAKI CUANDO HOY ME LOHAN CONTADO NO SALIA DE MI ASOMBRO SABIAMOS QUE ESTABA CONVALECIENTE PERO LA VISA ES ASI YO DESDE MI CONDICION DE ENFERMERA LO SE BIEN , DESDE AQUI MI CARIÑO Y EL DE LOS VECINOS DE SALSIDU , UN FUERTE ABRAZO A SU FAMILIA ,marta uriarte blazquez presidenta asociacion salsidu -zubieta

Íñigo dijo...

Que triste es cuando una persona tan joven fallece. Mis condolencias a sus familiares y amigos.

ari dijo...

Como seguidor y partícipe en la vida municipal conocí a Iñaki.
La definición de "buen tío" refleja fielmente el caracter de este servidor de la ciudadanía, que no político.
Ciertamente los plenos no serán lo mismo sin su presencia.
Mucho ánimo para su familia.