2009-12-18

Los reyes desnudos

Sabeis que son contadas las ocasiones en las que me sumergo en las procelosas aguas de la política nacional. Mi ámbito de actuación, de interés y de opinión se sitúa principal y fundamentalmente en todo lo relacionado con Getxo o con los/las getxoztarras y además, parto para ello del hecho cierto que bastantes doctores tiene ya la iglesia o dicho de otra manera, ya son suficientes los actores que suben a escena en tan preciado teatro.

No obstante, reconozco padecer una especial debilidad por aquel que, desde mi comparecencia pública como candidato a la alcaldía, se dedicó a buscar ocurrentes definiciones sobre mi persona del estilo de "fotocopia del taliban sin nombre" muy propias del personaje en cuestión o mejor dicho de sus equipos de comunicación, pues el estilo uniforme y faltón, marca de la casa, se trasluce igual y desgraciadamente en la delegación getxoztarra del partido liderado por el citado en cuestión.

Hoy es el día en el que, lástima, no gozo de su preciada atención, en tanto en la actualidad vive en el limbo político de aquellos que gozan de la condición de "socios preferenciales" del partido del gobierno de hegoalde y únicamente me alude, de vez en cuando, de refilón, al igual que el Sr.Pastor para recordar la necesidad de la llegada del "cambio" ¿o se dice ahora normalidad? a Getxo.

Lo dicho, a pesar de su olvido, yo sigo su trayectoria con cariño, y hoy es el día en el que observo con tristeza como su pizpireta figura política palidece y agoniza a la luz de sus propias contradicciones. Y es que, conocida su coherencia y sus sólidos principios, el susodicho debe estar en estos momentos redactando su carta de dimisión. Me explico, en su día, hace unos meses, afirmó pública y solemnemente dirigiendose al tendido y a su superior el Sr. Rajoy aquello de "¡que se presenten ellos en Euskadi...si votan en contra del blindaje del concierto!". y, cosas de la política y del destino, finalmente así ha sido. No solo han votado en tropel y conjunto en el Congreso de los Diputados en contra del blindaje del concierto económico vasco sino que, en esta ocasión, los tres diputados vascos bajo su mando no han podido siquiera salir corriendo, como en la anterior, para evitar el sonrojo, y se han visto obligados, con dolor de corazón (sic), a anteponer las razones de la política de su partido a los intereses generales de los ciudadanos/as vascos/as a los/as que se supone, deben representar y defender en Madrid. Vamos, que buenos estaríamos si la defensa de nuestros intereses dependiera de semejantes representantes.

Es difícil hacer el ridículo de una manera más evidente, por pública y notoria, que la manifestada en esta ocasión por nuestro personaje, tal fue el órdago público que lanzó a su superior en Madrid, y a estas horas de la noche todavía no conozco declaración suya alguna que traslade su sentir al respecto. Lógico por otra parte, teniendo en cuenta que, tal vez y como señalaba un periódico nacional vasco en su editorial de hoy, su sensación en estos momentos sea la percibida por el "rey desnudo" del cuento de Andersen, al sentirse delatado por el niño en su paseo por la calle del pueblo.

En fin, dejemos al personaje en cuestión en paz y tranquilidad, mientras supera su mal momento, para trasladar nuestra mirada a otro rey, en este caso al rey de las redes sociales, o eso parecía al menos hasta que un informe bien fundado ha delatado también en este caso su desnudez. Lo relata hoy en un magnífico artículo publicado en la contraportada del DEIA Iker Merodio, al señalar que "según los resultados de un cálculo más que aproximado que José Antonio del Moral publicó en Cyber Euskadi, de los más de 60.000 seguidores con los que cuenta Patxi López en Twitter, poco menos de 2.000 podrían ser reales”, o dicho de otra forma y citando al subtítulo del artículo “Un análisis en Twitter halla que solo 1 de cada 30 fans de López en la red social es real”.

Y es que todo indica que el personaje de cartón piedra que nos vendieron en la campaña electoral como el “Obama vasco” por su afición a la interacción con los internautas, tampoco pasa por sus mejores momentos. No lo digo yo, lo dice el Euskobarómetro, que según oigo en la Radio, constata que 7 de cada 10 vascos no confía en el Gobierno de López. Ya se sabe que aunque se suele decir aquello de que el teatro es como la vida misma, es la vida misma la que en ocasiones, supera al teatro y pone a cada uno en su sitio. Tiempo al tiempo por tanto, pero parece que este fin de semana viene frío, muy frío por Gasteiz. ¿Será el momento para realizar la lectura de las temporas que nos adelanten el que viviremos durante esta legislatura?

2 comentarios:

Iker dijo...

Gracias por la referencia. La interpretación de los reyes desnudos me parece de lo más acertada. Zorionak por tu blog y por ser un político 2.0 de verdad.
Besarkada bat.

Anónimo dijo...

Imanol, me ha gustado mucho éste post... verdades como puños y bien dirigidas. Un placer

EGUBERRI ON DANORI