2010-04-16

Getxo homenajea a Agirre






Hona hemen atzo, osoko bilkura aretoan, Agirre Getxoko alkate ohia eta Lehendakariari egindako omenaldian bota nituen hitzak.

Aquí os adjunto el discurso que, en homenaje a José Antonio de Agirre y Lekube, alcalde de Getxo y primer Lehendakari de Euskadi, trasladé ayer en el acto solemne que ante la familia Agirre Zabala, autoridades, representantes del tejido asociativo getxotarra y vecinos/as en general, tuvo lugar en el salón de plenos del Ayuntamiento.

Acto seguido, nos trasladamos a la que fue la vivienda de Agirre en la c/Miramar y descubrimos una placa alusiva a su residencia en la misma a fin de que quedara constancia también en nuestras calles del homenaje conferido.

"Lehendakari jauna, Bizkaiko Aldun Nagusia, Sabino Arana Fundazioaren Presidentea, Euskadi Buru Batzarreko Presidentea, alkate ohiak, udal bozeramaleak, Agirre Zabala sendia, Joseba, Aintzane, etorritako agintari eta gonbidatu guztiak, agur eta ongi etorriak izan zaitezte Getxoztar guztien den etxe honetara.

Me van a permitir que además de esta bienvenida inicial a Getxo, les transmita en primer término mi emoción por acoger hoy, en este Salón de plenos, este merecido homenaje y recordatorio a la figura de nuestro querido Alcalde de Getxo y Primer Lehendakari de Euskadi, José Antonio de Agirre y Lekube en el cincuenta aniversario de su fallecimiento.

Y digo emoción porque, al igual que mis predecesores, este quien les habla, tiene el honor de considerarse el último eslabón de la sucesión de Alcaldes democráticos que recogieron el testigo dejado por la última corporación getxoztarra presidida por Agirre y su posterior Teniente Alcalde Larrondo, antes del negro paréntesis de la dictadura franquista.

De igual manera soy nieto y testigo de una generación de vascos a los que les brillaba los ojos, cuando apelaban al recuerdo del Lehendakari Agirre, tal era el carisma y la representación de lo mejor de nuestro pueblo que ostentaba nuestro Lehendakari para una generación de vascos y de vascas que sufrieron el exilio, la persecución y el sufrimiento de la guerra y de la posguerra.

Desde esta emoción por tanto me van a permitir igualmente que en este día especial de reconocimiento y recuerdo acerque la figura de nuestro Alcalde y primer Lehendakari a nuestro pueblo de Getxo. A ese Getxo de comienzos del siglo XX que, en plena época de expansión y crecimiento, recibe en 1916 a la familia Agirre en la que sería su vivienda sita en la c/Miramar, a la que posteriormente nos dirigiremos.

Agirre creció por tanto desde los 12 años en el maravilloso entorno de nuestro pueblo de Getxo, en el que desarrolló sus aficiones, encontró a su compañera y esposa, y vivió hasta su exilio en el 36. Cultivaba aficiones como el fútbol, la música y el canto, que desarrolló en el entonces embrión del Coro Bihotz Alai, o el remo en nuestro entorno del Abra, como disfrutaba también polemizando con su mujer, Mari Zabala, que era una arenera de pro, con la clásica pugna Athletic-Arenas, todos ellos elementos comunes y compartidos en gran parte con la realidad getxotarra de hoy.



Este es por tanto el perfil del joven Agirre que, tras finalizar sus estudios de Derecho y simultanear los mismos con su condición de jugador del Athletic, ejerce inicialmente la práctica profesional del derecho, hasta que finalmente, el 14 de abril del 31, ayer hizo 79 años, se hace cargo con 27 años y en plena efervescencia republicana, de la Alcaldía de Getxo.

Comienza de esta forma una trayectoria política que enfrentada a las extraordinarias dificultades derivadas un contexto histórico extremadamente convulso y turbulento, desembocaría en el surgimiento del mito político vasco que hoy es el Lehendakari Agirre.

Beraz, gaur, 1931ko apirilaren 14 horretik 79 (hirurogei eta hemeretzi) urte pasa ta gero, hemendik, Alkatea aho batez izandatu zuen erakundetik, eta hurbil dekogun bere Miramarreko etxebizitzatik, getxoztar eta euskaldun guztiek mireztu eta maite dugun, Agirre pertsona eta politikariari gure omenaldi zintzoena eskeini nahi diogu.

Hoy, queremos por tanto desde aquí, desde el paisaje más cercano de su juventud, desde la institución que vio nacer su trayectoria y figura política recordar y homenajear a la persona, al getxotarra, al esposo y al aita que fue Agirre, y también al político Alcalde, parlamentario y Lehendakari querido y admirado, del que todos los getxotarras en particular y vascos en general nos sentimos orgullosos.

Al Alcalde de Getxo que, con su liderazgo al frente de los municipios vascos, supo recoger y plasmar desde la institución popular básica y más cercana, los anhelos de autogobierno y libertad de un pueblo que tenía en su memoria colectiva todavía presente el trauma de la abolición foral de 1839.

Al Primer edil getxotarra que, recogiendo ese anhelo popular, no dudó en declarar solemnemente y mediante acuerdo municipal de 14 de abril de 1931, la republica vasca vinculada a la federación con la republica española.

Al Lehendakari que, desde un gobierno sitiado y asfixiado por la guerra, dejó, con la gestión de su equipo, inscrita para siempre en la conciencia vasca la impronta positiva del autogobierno vasco contemporáneo.

Euskaltzaleari, buruzagitzen zuen jaurlaritzak, euskarari emon zion garrantzia, indarra eta bultzada nabariagaitik, bai politikan, bai administrazioan, bai hezkuntzan, hedabidetan nahiz kulturan.

“Euskadi zutunik dago…Euskera eta askatasuna… hauek izango dira ama euskadirentzako Gabon saririk ederrenak” aldarrikatzen zuen 1949ko Gabon mesuan.

Al político del consenso y del acuerdo que, desde sus profundas convicciones jeltzales, supo sin embargo buscar el denominador común básico entre diferentes para, entre todos, hacer frente al totalitarismo desde el gobierno de concentración que integrado por socialistas, comunistas, abertzales y republicanos lideró hasta el final de sus días.

Al hombre de profundas convicciones cristianas y humanistas que, en el difícil contexto bélico en el que le tocó vivir, siempre antepuso la defensa y el respeto de los derechos fundamentales de las personas a las derivas ideológicas de los extremistas de la época.

Al estadista europeo que, desde su prestigio y peso político internacional, dejó para la historia la realidad de la participación vasca en la configuración del embrión de la unión europea y vinculó para siempre el proyecto nacional vasco al europeo.

Lehendakari baikorrari, euskal burujabetza eta askatasunaren itxaropena 23 urteko erbestean zehar, hil arte, bizirik mantendu zuena.

En definitiva, al representante máximo de toda una generación de hombres y mujeres que, en circunstancias históricas extremas y desde pensamientos políticos distintos, lo dieron todo, hasta la vida, por Euskadi, por la libertad y por la democracia, confiriendo a las generaciones presentes y futuras un legado de resistencia, dignidad y confianza en nuestro pueblo que ha quedado impreso para siempre en nuestra historia.

Agirrek, Bartzelonan 1938an emandako irrati hitzaldian argi adierazi zuen “ Izan ginena izan ginen. Eta gogo horren bidez eta harekin, borrokatu gara eta borrokan jarraituko dugu. Euskal herritarrek badugu mendeetako askatasun tradizioa eta geure heziketa politikoa, gaurkoa ez dena. Gure tradizio etorkizunera joateko oinarri izango dugu”.

Citando al propio Agirre en alocución de 1938: “Somos lo que fuimos. Y a traves de este espiritu y con el, hemos luchado y seguiremos luchando. Tenemos los vascos una tradicion y una educacion politica propia que no es de hoy. Nuestra tradicion nos servira de base para la marcha sobre el futuro”.

A toda esta generación representada en la figura del lehendakari Agirre, pero también en la de todos y cada uno de los integrantes de su gobierno plural, nuestro agradecimiento, nuestro reconocimiento y nuestro compromiso de trabajar por ser merecedores de tan preciado legado.

Agirre ta Lekubetar Joseba Andoni, agur eta ohore. Egun handira arte."