2010-09-27

U2, la dolorosa decepción irlandesa



Donostian egon nintzen atzo, U2ren kontzertua ikusten. Nire betiko taldea, nire hirugarren kontzertua zuzenean. Hirurak Donostian, lehenengoa 92an belodromoan eta azken biak Anoetan. Ez dut uste laugarren bat egongo denik. Akabo mitoa, akabo iluzioa.

Sigo a U2 desde aquellos finales de los 80, comienzos de los 90 en los que el "Sunday Bloody sunday", con el "New Years Day", se erigieron en auténticos himnos generacionales de tantos y tantos jóvenes vascos que encontramos en la banda irlandesa el espejo musical internacional en el que nos veíamos reflejados, por tantas y tantas razones, muchas de ellas derivadas del paralelismo que siempre hemos entablado entre Euskadi e Irlanda, por aquello de la defensa de la identidad y culturas propias, el tema de la lengua minorizada o el problema político norirlandés.

A todo ello se unió además la realidad de una magnífica banda que fue depurando su sonido y publicando nuevos discos que los encumbraron al limbo de las grandes bandas del rock, con canciones que ya forman parte de mi propia experiencia vital como el "With or without you", el "All I want is you" o el "One", por citar varios ejemplos conocidos.

Ayer sin embargo asistí a mi último concierto de U2. Y es que, más allá del fastuoso montaje del escenario con forma de araña-Guggenheim gigante, mas allá de la apabullante combinación de sonido e imágenes, más allá de la grandeza de sus clásicos y de la actualidad de sus nuevas canciones, percibí que su propuesta musical no daba más de sí, tras 34 años de carrera.

Cierto es que el concierto fue magnífico, grandioso en su escenificación, en su visualización, en su apuesta por las nuevas tecnologías y en su repertorio plagado de maravillosas canciones. Sin embargo, mi sensación interior, subjetiva, personal me confirmaba, según discurría el mismo, que el ciclo U2 había terminado para mí definitivamente.

Desde esta percepción asistí por tanto a la celebración del gran sacerdote irlandés que a lo largo del concierto nos elevó en su discurso y en sus imágenes hasta los confines del espacio, nos trasladó en su mensaje solidario hasta Birmania, y nos comunicó con Radio Teheran, en un alarde de tecnología y visión global y solidaria del planeta, digno sin duda de alabanza. Un mensaje global en el que, sin embargo, brilló por su ausencia una mínima sensibilidad hacia lo local.

Olvidó en efecto que lo global empieza siempre por lo local, y esto en un irlandés de su trayectoria resultó para muchos/as de los que asistimos al concierto y de los que seguimos a la banda desde hace décadas, imperdonable.

Se olvidó, en efecto, de las frases en euskara y del eskerrik asko de su último concierto en ese mismo escenario de Anoeta (aunque si apareció un simple kaixo en pantalla) y, como tantas y tantas bandas internacionales que aterrizan por aquí, nos metió a todos en el saco del tópico español, rejuvenecido eso sí, por el barniz modernista de los triunfos de la roja. Y así, además de felicitarnos por el triunfo en el mundial, apeló Bono a las similitudes existentes entre "los irlandeses y los españoles" obviando de esta forma la realidad diversa de la tierra que pisaba. Obvió que somos muchos/as de los que asistimos al concierto, los que no nos sentimos reflejados en su discurso, al contrario, nos hizo sentirnos extranjeros en nuestra propia tierra. Y esto resultó imperdonable para quien viene y asienta sus raíces en una Irlanda que sabe y conoce de conflictos identitarios.

Se me podrá decir que peco de aldeanismo y que se trata de una banda de dimensiones planetaria que esta ya por encima de todo ello, pero no me convence. Conozco la trayectoria de Bono y de su gente, y me consta de su conocimiento y consciencia de la realidad de situaciones como la que vivimos en este país. Simplemente ayer, no se porqué, lo obvió. Lástima.

A pesar de todo, os dejo con el "With or Without you" del propio concierto que, como veis ya esta en youtube.


Compartir

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hombre, mirémonos menos el ombligo. Te dejo este enlace por si no lo sabias. Es genial, todo se corrompe.

http://www.libertaddigital.com/economia/la-marca-de-ropa-made-in-africa-de-bono-se-fabrica-en-china-1276402873/

Anónimo dijo...

Vaya descaro del Sr.Bono haberle llamado Español Sr. Landa.
Hace UD. bien en aparcar su amor musical hacia esta banda.Yo hubiera hecho lo mismo.
Algun otro pensamiento grandioso y profundo que podamos analizar Sr.Alcade?
Es que se me hace aburrida la tarde.....
Hablenos del Mundial, que seguro que le encantó!!
Gracias!

Pedro Luis dijo...

Ay señor! Ven a por mi..., y llévate a mi alcalde!

Igor (Romo) dijo...

Yo creo que a usted la música le importa bien poco. A mi no me gusta nada U2, siempre me han parecido aburridísimos, pero lo que usted ha escrito me descoloca, no le entiendo Sr. Landa, creo que ha estado poco afortunado.

Anónimo dijo...

Que disgusto, Bono es un españolista, seguro que ha sido manipulado por López. Encima dice Kaixo, que viene del español "que hay Txo"

Anónimo dijo...

Que disgusto, Bono es un españolista, seguro que ha sido manipulado por López. Encima dice Kaixo, que viene del español "que hay Txo"

Anónimo dijo...

Sí; coincido con el alcalde en que muy posiblemente no vuelva a ver a U2(con estas son ya tres las veces que les he visto), por lo mismo que el dice, pero interpretado de forma diferente
El que no dijesen kaixo, lo de la selección española, etc.... pues ni sí ni no, ni bien ni mal. Sí que es verdad que en otros conciertos los de U2 han dicho cosas de esas, han tenido guiños para el público local, como también lo hizo Bruce Springsteen en el BEC y en Anoeta. Y tampoco tengo ninguna duda de que esos guiños los hacen en todos y cada uno de los conciertos que hacen(todos conocen muy bien su oficio). Pero entre que se siente que se están entregando en la actuación y esos guiños locales, uno se va a casa de lo más contento....
Pero el otro día se me quedó la sensación de concierto un poco rutinario. Edge y Clayton cuando se paseaban por el anillo ni miraban ni interactuaban con los que estábamos allí; parecía que el médico les había recomendado pasear y estaban cumpliendo una obligación. Y si encima ni siquiera hacen guiños locales... Dio la impresión de que eran jornaleros haciendo su trabajo a desgana (eso sí; cobrando una pasta).
Al final, si vuelven por aquí, me plantearé volver a verles, por si acaso sale un concierto como el del velódromo, cuando pusieron los coches colgando del escenario... Si es que somos de fáciles....

Batiscafo

Anónimo dijo...

¿Aldeano? creo que más bien diría "Pirado". Sr. Landa por el momento te guste o no eres español y alcalde de un municipio de España. Y Bono te guste o no toco en España.

Y todo esto lo digo sin meterme en política, porque es una realidad.