2011-04-26

Aitzol Aramaio. Getxon betirako gogoan

Dicen que es a partir de los cuarenta cuando uno empieza a interiorizar y a ser plenamente consciente de lo finito de la vida, frente al sueño de la infancia-juventud eterna. Esta misma tarde, me ha asaltado de forma abrupta esta reflexión al recibir a boca jarro, la terrible noticia del fallecimiento en su domicilio de Aitzol Aramaio, el jóven (40 años) director de cine ondarrutarra que llevó a la pantalla la versión cinematográfica de la novela del getxoztarra Unai Elorriaga, "Un Tranvía en SP", con el título "Un poco de chocolate".

Tuve el placer de conocer a Aitzol precísamente con ocasión de la grabación en Getxo del citado film, y de disfrutar con él y con todo su equipo del estreno del mismo en el antiguo Getxo Antzokia. Quedó tan gratamente impresionado de la acogida que la gente del Puerto Viejo de Algorta había dispensado a los integrantes del equipo durante la grabación de la pelicula, que quiso trasladarles su agradecimiento dándoles la exclusiva en el estreno de la película, al que todos/as fueron invitados por Aitzol.

Aunque mi relación y contacto con él fue fugaz, (también pude conocer de sus cortos en una magnífica sesión a la que nos invitó en Bilborock), siempre percibí a Aitzol como un enamorado de su profesión. Un apasionado del lenguaje y del poder de la imagen para contar y trasladar histórias, conceptos, sentimientos e ideas.

Así lo hizo con la historia de Unai Elorriaga, situada fundamentalmente en nuestro Puerto Viejo de Algorta que, de esta forma, ha quedado inmortalizado para siempre en la gran pantalla, como para siempre ha quedado en el recuerdo de los/as getxoztarras, la relación entre Aitzol y nuestro pueblo.

Se trunca por tanto una carrera prometedora, pero sobre todo se trunca la vida de una persona joven, con todo lo que ello supone de incomprensión y de impotencia para todo su entorno familiar y de amigos/as más cercano. Con ellos/as esta hoy mi ánimo, mi apoyo y mi buen recuerdo de Aitzol. Goian Bego.



Os dejo con la galería fotográfica de David Herranz, sobre el rodaje de la película, de cuya existencia he tenido conocimiento a través de la sección "Bogando en la red" que Iker Merodio tiene en DEIA.




Compartir