2012-06-05

Con don de alma máter, pero desde la sombra. Roberto Tamayo, agur eta ohore






Ha sido este un fin de semana intenso en lo deportivo, pero también en lo emocional. Con el fallecimiento de Roberto Tamayo tan reciente, el homenaje que el Bizkerre le tributó en la final del torneo de fútbol femenino bautizado ya como Memorial Roberto Tamayo, adquirió con la presencia de su familia, una emoción que expresaba claramente el dolor por la pérdida de una persona querida y apreciada en nuestro pueblo de Getxo.

Roberto no gustaba de las primeras fílas, ni de los flases de las fotos de reconocimiento, simplemente se dedicaba a trabajar, a colaborar y a aportar desde un perfil discreto que, sin embargo, no oscurecía en nada, la realidad del magnífico trabajo que desarrollaba con dedicación, cariño y esfuerzo en tantos y tantos ámbitos. Cercana tengo todavía la fecha del 8 de mayo pasado en la que recibí, como todos los años, su email invitándome al torneo del Bizkerre de este año. No faltaba nunca tampoco el agradecimiento posterior por la asistencia al acto con su reportaje fotográfico correspondiente como en el caso de la marcha regulada de Itxartu.

Siempre percibí a Roberto como una persona humilde y cercana que, en los encuentros que con él mantuve, gustaba más de escuchar que de monopolizar la conversación, lo cual siempre es de agradecer en este mundo en el que la primera persona del singular se erige con demasiada frecuencia en protagonista absoluta de cualquier conversación, y dice mucho o todo de su persona. Ejemplos como el suyo de dedicación al pueblo y a los demás a través de sus diferentes ámbitos y facetas de actuación son los que debieran ser reconocidos con más intensidad si cabe.

Con él por tanto y con su familia queda mi recuerdo y mi abrazo. Agur eta Ohore.

Recojo finalmente en este post, el magnífico artículo que hoy aparece en DEIA sobre su persona.

DEIA
I. gorriti - Martes, 5 de Junio de 2012
Una de las personas más conocidas de Getxo ha fallecido, a los 69 años, en los últimos días. Una de las personas más conocidas en el mundo deportivo, social, cultural, jeltzale. Él, Roberto Tamayo Bilbao, que "se ha entregado en cuerpo y alma" -ensalza Ricardo Ansotegi- durante los últimos 32 años al club Bizkerre o las dos décadas pasadas a Itxartu Taldea. "Ha sido el alma máter de Itxartu", agregaba ayer Ansotegi, responsable en la actualidad de la sección de Kirolak de Itxartu.

Tamayo fue, además, el responsable de Cultura de la organización municipal del PNV de Algorta, donde estaba afiliado a este partido. En las fiestas de Algorta fue uno de los impulsores del concurso de chipirones y ganó con el grupo Kasunetarrak el concurso de paellas de Aixerrota en cinco ocasiones. Además, también formó parte del Club Bizkerre FT, en el que comenzó a echar un cable porque se apuntó su hijo a jugar a fútbol. Cuando este fue a su vez padre, él sin embargo, continuó con su labor desinteresada y en estos días un torneo de fútbol femenino de Getxo organizado por esta entidad ha sido bautizado como Memorial Roberto Tamayo, en su más cariñoso recuerdo.

Falleció el 31 de mayo y aunque ha padecido una enfermedad de largo y sufrido recorrido, días antes él mismo aseguraba que no sabía cómo conservaba el humor. Así se lo reconoció a Iñaki Zarraoa, presidente actual de Itxartu. Días después, "hemos perdido a un grande, en mi caso a un amigo de estos años", agregaba, por otro lado Ansotegi. Un hombre, a su juicio, abierto a todo tipo de iniciativas nuevas y "jamás con una mala palabra o crítica, colaboraba siempre, discreto y defensor de la familia".

Diseño de carteles

Él era el encargado de diseñar carteles para Itxartu, Bizkerre, Kasunetarrak, para el PNV. Y salía en pocas fotografías porque "era él quien las tomaba, siguiendo otra de sus aficiones". También colaboró con la escuela Getxo Euskal Pelota. Zarraoa se mostró conmocionado con la muerte de Tamayo porque "lo primero que hemos perdido es a un hombre con la suerte de ser como ha sido: sonriente, siempre dispuesto a la broma, muy sensible a lo que le pasaba al otro. Su alegría desbordaba al resto".

A juicio del exalcalde de Getxo, a Roberto no le gustaba que se reconociera su trabajo, que le homenajearan como se hizo meses atrás con el premio a la trayectoria Kiroltasuna en la gala del deporte Getxo Sasoi Sasoian. "En el homenaje lo pasó fatal, me consta, lo suyo era estar en la sombra. Realizaba una labor tremenda, gestiones, recoger encargos, llamar a quien fuera, incluso al Bizkerre preparaba las fichas con la Federación Vizcaina".

Zarraoa despide a un Tamayo "muy humilde, al que no le gustaban las reuniones, por eso no cogía puestos concretos; un getxotarra muy abierto, de corazón tremendo y con una capacidad de trabajo colosal. Era impresionante también cómo detectaba en qué o dónde podía hacer falta".

Gotzon Muneta, de la junta directiva del PNV de Algorta, le recuerda como un hombre que "nunca decía no, súper conocido, y dispuesto a ayudar a quien se lo pidiera. Era, además, un abertzale convencido", despiden con cariño a quien trabajó en la empresa de ingeniería Sener de Getxo.