2012-10-08

Gernikan, Agirre Lehendakariari eskeinitako omenaldian

Agirreren hitz emotearen urtemuga
Agirreren hitz emotearen urtemuga

No podía faltar al homenaje, sincero y solemne que ayer domingo confirió Iñigo Urkullu a nuestro Alcalde de Getxo y primer Lehendakari de Euskadi, José Antonio de Aguirre y Lekube, con ocasión del aniversario de su juramento ante el árbol de Gernika.

Fue además un honor para quien suscribe estas líneas compartir el acto con Aintzane Aguirre,hija del Lehendakari y con Maria Joxepa Muñoa y Carmen Celedón, viudas de Joseba e Iñaki respectivamente, hijos del mismo ya fallecidos.

Siempre resulta acertado y pertinente, en estos tiempos en el que el presente nos devora, pararse un momento, levantar la vista y recuperar la memoria de nuestro Lehendakari Aguirre, como representante máximo que es de toda una generación de vascos/as que protagonizaron, padecieron y sufrieron un periodo de nuestra historia especialmente convulso y dramático como fue el que les tocó vivir, con guerras, muerte, exilio y la posterior represión franquista, dejando sin embargo un legado de dignidad y resistencia por la causa vasca y la causa democrática que quedará para siempre en la historia de nuestro pueblo.

Por eso y mientras escuchaba a Urkullu homenajear a Agirre ante el árbol de Gernika, no pude menos que pensar en la reflexión que, si la memoria no me falla, el mismo Iñigo trasladó recientemente al señalar que, como partido con más de cien años de historia trabajando por y para Euskadi en situaciones históricas diversas, estamos orgullos@s de haber estado siempre en el lado de los agredidos y nunca en el de los agresores.

Orgullo por tanto por el Lehendakari Agirre. Orgullo por toda una generación que nos dejó a las siguientes el listón muy alto en su lucha y resistencia por la libertad, por Euskadi y por la democracia, y orgullo por nuestro partido que se erigió y se erige en instrumento válido y mayoritario de nuestro pueblo para la transmisión, articulación y desarrollo del necesario trabajo en la consecución de sus anhelos.